viernes, 18 de diciembre de 2009

En pausa


Más de una vez he dicho que la mayoría de las personas no repara en los detalles de la cotidianeidad, lo maravilloso de los pequeños detalles diarios, los cuales nuestros ojos dejaron de ver cuando se acostumbraron a ellos.
Pero debo admitir positivamente que no siempre son diminutos los detalles que me pueden hacer sentir especial, en un momento en el que algo común pero representativo, según yo, sucede.
Hace unos días estaba parada contemplando la grandeza del Océano Atlántico, desde la costa, pensaba en lo chiquitos que somos ante tanta maravillosa inmesidad y en los milones de cosas que debe esconder y blabla.
No me acerqué al agua ese día por que hacía mucho frío, así que fuimos a la playa con el equipo de mate, el tejo y la camara.
Despues de haber perdido dos partidos seguidos y con medio cuerpo congelado, sugerí "¿y si tomamos mate en la casa?". Comenzamos a juntar las cosas y de repente la imagen me hizo quedar en pausa.
Fué como poder ver todas cosas maravillosas, sanas, puras y lo mejor, poder verlas todas juntas.
Ahí fue cuando tomé la foto velozamente antes de que algunos de los protagonistas se alejen.
Dos nenes, sobre dos caballos más un potrillo, a trote muy suave por la playa desértica de Sauce, de fondo: el mar.
Una visión increible para mí, que siempre pienso en los pequeños detalles. Sentí como una envidia sana de verlos tan libres, tan puros, sólo niños jugando en la inmensidad, sin más compañia que dos caballos, nobles e indefensos caballos. Y toda la naturaleza que parecía comerselos de tan pequeños.
Fue de esas fotos que cuando la miras en grande pensas, es una postal de las que emociona, por eso la comparto.
Algunas veces me pregunto si estará bien filosofar tanto y caer en pensamientos que realmente no se si tienen sentido alguno, o sólo a mí me interesan. La verdad no me importa demasiado eso.
La conclusión hoy es que no sólo hay que detenerse en los detalles, mi entorno me brinda todas y cada una de las cosas que son dignas de ver, de oler, de comer, de sentir, de respirar y tocar. Por eso no sólo me fijaré en los detalles. Sólo voy a procurar detenerme más.



Sonríe!



FELICES FIESTAS!!!



Para los que no me conocen, esa soy yo eh!

Vuelta de hoja

Antes de ayer por la tarde anduve caminando por las calles del centro bahiense, vestida de hippie bambulera, por que la verdad es que el calor me afecta demasiado. Iba con el mp3 a fondo (eso es mentira pero quedaba bien así, no tiran nada los auri) escuchando algo así como una música de mediatación. Estaba feliz, a gusto con la vida y con sabor a iniciativa en la boca. Consulté sobre algunos cursos de verano, a los que no creo que asista salvo que me vuelva rica, miré casi todas las vidrieras esperando encontrar algo copado que llevar. Como no me gustó absolutamente nada de lo que ví, no por pretenciosa sino por realista, retomé el camino original, por el que salí del depto: consultas al instituto sobre los finales.
Ahí me atendieron muy gentilmente y me comunicaron que se me venció la materia eje de mi carrera, si esa, periodismo. No la carrera, sino la materia que lleva el mismo nombre. Y bueno pensé, es la señal, volvete a tu pueblo y terminá con esto de las mesas, las cursadas, las cuotas (si señores, estudiar periodismo cada día cuesta más caro) y chau papá me fuí.
Pero en el lapso de un día me dije a mí misma, ¿y qué ya está? ¿te das por vencida?
Entonces mientras me secaba las lágrimas y los mocos que me produjeron saber que la carrera la termino a los 50 más o menos, caí en la cuenta de que este año, no es el más positivo si de estudio hablamos, pero que en realidad eso no es lo importante en la vida de un ser humano. Es decir, es importante formarse y tener logros de esos que se llaman modernamente 'profesionales' y blabla.
Pero yo estaba feliz antes de eso, y ¿por qué? Por que sí. Por que es una elección me dijo un amigo. Entonces así será, así debe ser y así es ahora. Por eso ayer, volví a hacer el mismo camino que en la tarde del día anterior, volví y me inscribí en diez materias, esa será mi revancha, sino pude con una, tengo que poder con diez. Y que Jebus me ayude a salir de este despelote.
De última ya se que la felicidad nunca va a estar en un cuadrito colgado en la pared, sino en estar a gusto con la vida y con sabor a iniciativa en la boca.


jueves, 3 de diciembre de 2009

Desde mi ventana

Bahía:
es grande,
es fea,
es paradójica,
es ruidosa,
es sucia,
es irregular,
es depresiva,
es calurosa,
es cemento,
es crítica,
es ventosa,
es desconocida,
es horrible,
es fría,
es extraña,
es vieja,
es gris,
es efímera.


Hay una canción hermosa que dice, "...yo vivo en una ciudad, que tiene una puerto en la puerta...". Así es Bahía y aunque no nací acá, me da la sensación de que tengo más que ver con este pueblo grande, que con el mío propio.
Debe ser por esa cosa de ciudad grande donde nadie se mira en las veredas, donde no se cruza por la mitad de cuadra y donde no conoces el nombre del almacenero.
Bahía es gris, a veces es triste, parece rápida, pero por las noches no tiene miedo y muestra su lentitud.
Es grande, pero es chica. Es un pozo dicen algunos y debe serlo, por que cuando el colectivo se aleja en la ruta se ve una depresión en la tierra y allá abajo está Bahía, hundida.
Bahía no me gustaba, no me gusta en realidad, pero no me gusta por el tumulto, por el caos, por el ruido, pero de noche es menos odioso todo eso, se toleran determinadas cosas cuando el ritmo se va deteniendo.
A veces pasa que queremos escapar de lo que nos rodea, pasa que pareciera que el entorno jode, a veces pasa que no notamos, que no noto que la cosa que molesta no se ve.
A veces pasa que noto lo que la mayoría del tiempo olvido. Que no va de afuera para adentro, sino al revés.
Y es ahí en ese momento, cuando pienso, Bahía es molesta con sus bocinas, con sus sirenas, hace demasiado calor, sopla muy fuerte el viento, pero me gusta.
Bahía es hermosamente fea.
Bahía es BLANCA.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Sin

No tengo nada genial para decir,
no tengo nada mágico para contar,
no tengo oidos para escuchar,
no tengo una noticia para dar,
no tengo inspiración para crear,
no tengo ganas de pensar,
no tengo lugar para imaginar,
no tengo tiempo de inventar,
no tengo ojos para observar,
hoy no tengo.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

jueves, 5 de noviembre de 2009

Y no estabas

En el crujir de las maderas respiro hondo en la madrugada,
la noche ya entró hace rato y no me detuve a esperarla,
como un volcán en movimiento se aceleró y se elevó,
más cuando quise darme cuenta ya estaba arriba la sal,
y así sin más que la luna partí empapada de nada,
buscado en ojos ajenos lo que los tuyos no daban,
culpame si es culpa mía tu ausencia en esta mañana,
pero pedime perdón de haberte ido sin decir palabra,
cuando la soga te mata es preferible soltarse,
más cuando no dice nada sorda la olvidarás tirada,
charquitos van en las calles saltando sin decir nada,
no te apresures mi vida la carta no está jugada,
la lluvia cae torrente por los techos enchapados,
no te olvides el paraguas que de esta salís mojado,
y así confiando en mi misma caminé sin decir nada,
pero olvidé la mortaja y la noche me vió desvelada,
jamás olvidé la vez que tus labios me mojaron,
pero tan lejos estas que el sabor se me fue borrando,
mezclando colores raros los tonos me van quedando,
pero me acuerdo y es tarde que ciega me fui olvidando,
y en la mañana escarchada de soledad y de frío,
recuerdos de hoy de ayer de vos que ya no sos mío,
aparecen y se van vienen ríen y se ocultan,
como es difícil estar volviendo a la cama,
cuando solo te acompaña un café y tu triste almohada.

martes, 27 de octubre de 2009

Mi caja amarilla

Pequeños grandes placeres que quedarán en mi memoria.
Abrir la heladera por las mañanas, o cuando me levanto para ser sincera, y beber un vaso de leche bien fría, sin azucar, sin agregar nada.

Salir hasta la calle corriendo por el pasillo en pijama amarillo para abrir la puerta de afuera riendome de mi misma.
Sentarme en el escalón de la puerta del patio, poner el termo y el mate en el piso y fumar un cigarrillo acompañandolo con el más extremo silencio.
Usar los viejos pantalones de bambula marrón que compré hace mil años en Las Grutas, me hacen sentir menos capitalista y más hippie.
Dejar que la lluvia de la ducha me golpeé por unos segundo la cara, sin arrugar la nariz por la fuerza del agua re caliente.
Salir a las tres de la madrugada a mirar las estrellas y la luna y pararme debajo del techito del lavadero.
Mirar por las hendijas de la ventana y ver los primeros rayos de sol que tantas noches me amanecieron sentada frente a la compu.
Tener un kiosco en frente lo que me permite ir 22.58 a comprar una cerveza de pantuflas.
Colgar los parlantes en la ventana para poder bailar o cantar algúna que otra canción mientras lavo la ropa.
Estirar la mano y que todo esté ahí, en el más terrible de los desordenes ordenados que jamás pensé que iba a lograr armar.
Puteadas, risas, llantos, gritos, amor, soledad, mates, estudio, brindis, desvelos caras y más caras, de las que están y de las que ya no, cosas que recordaré de mi caja amarilla, por que yo, ya no.

viernes, 16 de octubre de 2009

Sinónimo



Na solidão de casa
Descansar
O sentido da vida
Encontrar
Quem pode dizer
Onde a felicidade está...

O amor é feito de paixões
E quando perde a razão
Não sabe quem vai machucar
Quem ama nunca sente mêdo
De contar o seu segredo
Sinônimo de amor é amar...


Está canción hace que mi corazón retome la senda por la que iba, y me alegre los días otra vez, por eso la comparto con todos, que tengan buen fin de semana.

sábado, 10 de octubre de 2009

Presente ausente

Él estaba frente a ella, la miraba intensamente como buscando una respuesta que tímida se escondía en la pupíla. Su cabello estaba revuelto, el día recién comenzaba y ellos todavía no habían decidido iniciar el vuelo.
Ella le hablaba, de cosas, de gente, de pavadas, de sueños, de utopías. Ella lloraba sin lágrimas y hablaba para no pensar.
Se rosaban por momentos, se distanciaban también.
Él se puso de pié y decidió andar, ella jamás se movió. Él la tomo de la mano, la sacudió, la empujó, nunca le dijo más de tres palabras, lo intentó a su manera, pero nada consiguió, ella jamás lo miró.
Ella se hundió en un sueño de ojos abiertos, se dejó atrapar por un torbellino de preguntas y su mente se nubló como un cielo de invierno, dejó los colores y vió todo gris. El secreto en sus pupilas fue dicho mil veces y jamás comprendido.
Él la beso en los labios, más ella no lo notó. Se estaba despidiendo.
Justo arriba del estomago ella sintió el sonido del cristal cuando se rompe. Él lo supo, pero no dijo nada y en silenció comenzó a andar.
Ella no lo observó mientras él se iba, él no mira para atrás cuando camina.
Ella está ausente.

sábado, 3 de octubre de 2009

Necesidad

De pié frente a la fuente, veo el agua caer sin respeto a la extinción, se que queda mucho por hacer, imagino las cosas que deberían estar en otro lugar si mis peones se hubieran movido diferente y trato de olvidar.
Con los dedos perdidos entre los pliegues de un cabello que ya no es de nadie, tropiezo con las piedras que jamás coloque ahí pero que me esperan sin remedio, las necesidades de quienes necesitan son vacías hoy.
Las rodillas se vencieron como resortes de un colchon viejo, pero el viento que empuja el cuerpo hace que continue deambulando por el camino que aun no descubro si es el acertado, los lamentos estan sólo en un muro.
Los loros pasan todas las tardes por mi ventana recordandome la ubicacion física de lo que soy, y ya es tarde para llorar por lo que no ha sido, más no olvido las horas de esos momentos extraños de un pasado que no fue.
Sentada sobre baldosas marrones y observando la vieja pared de frente decido decir adios a una etapa que deja rastros y rostros en mi mente, de la que me llevo pensamientos en forma de libro para leer y comprender.
La puerta de mi casa que ya no lo es, está abierta y sin deseos de cerrarse y con el bolso en la mano miro las paredes, las sillas, los muebles y los epsejos, que reflejan lo que aquí aconteció pero que se terminó.
Como en la escuela de la vida, traté de tomar nota prolija de cada clase, hoy con los oidos abiertos y los ojos despietos recorro casi tres años de aprendizaje sin diploma y egreso de una etapa dura y extraña, sin promedio.
Hasta luego a mi cubo amarillento testigo de mis peores carcajadas, causas de llantos de vecinos y padre cura de las mejores y peores confesiones de la chica que llegó con sueños, miedos, lios y utopías que hoy olvida.
Hola y bienvenido al desconcierto de no saber nada de nada, de dejar de creer y de creer en todo, hola al nuevo cuaderno que me indica el comienzo de una nueva clase, de pié frente a la fuente veo mi vida pasar y los años partir sin respeto a la extinción.

viernes, 18 de septiembre de 2009

¿Ficción o realidad?

Los planes que no se planean son los mejores. Es decir, a veces solemos estar sentados mirando la nada misma hasta que de repente una luz se enciende en nuestro dormido cerebro y eureka!
Ayer estaba en mi casa, sentada en mi cuartito amarillo, renegando como siempre, por tres platos sucios, una pileta tapada y mi encierro involuntario. Como casi todos los días esperaba la hora de la 'novela' , si, esa hora de televisión en la que te ausentás de tu propia vida para vivir una ajena que encima es ficción. De repente la luz se encendió, sin querer, sin buscar y de casualidad.
El pijamas que ya estaba presente, voló de la escena y me fuí a ver tocar una banda de rock a una cuadra de mi casa.
Simplemente genial, acostumbro hacer esas cosas, pero esta vez tuvo algo particular, nunca una banda me había gustado tanto, y la ví por primera vez después de haber visto repetidas veces un monton de otros grupos locales.
"Astilleros" se llaman, son chicos de Punta Alta, y hace varios años que formaron este grupo musical. El origen del nombre es una casualidad, no tenían uno, pusieron ese para salir del paso y nunca más lo cambiaron. Me pasearon por Redondos, Zeppelin, Beatles, Red Hot, y otras interesantes cosas más, que, sepan disculpar, ya no recuerdo.
Lo que perfilaba para otra aburrida noche de novela, más novela, más noticiero, más paseos weberos, fue una muy buena manera de despejar la cabeza, viviendo mi vida real.

sábado, 29 de agosto de 2009

La sensación de alivio llegará

Si de repente la luz se apaga y ya no ves nada a tu alrededor
la sensación de alivio llegará cuando enciendas una vela
Cuando el calor golpeé tu cuerpo todo el día en tus tareas
las sensación de alivio llegará cuando bebas un vaso de agua fresca
Si sientes que la soledad camina de tu mano por las calles
la sensación de alivio llegará cuando vuelvas a quererte
Si la noche se te hace demasiado larga y aburrida
la sensación de alivio llegará cuando mires hacia arriba y veas el cielo
Si la tristeza te aflije y sientes un nudo en el estómago
la sensacón de alivio llegara cuando dejes que tus ojos derramen lágrimas
Cuando pienses que la llegada está más lejos de lo que deseas
la sensación de alivio llegará cuando encuentres tu camino y olvides la meta
Si tus ojos estan golpeados por la rutina de cemento y sufren
la sensación de alivio llegrá cuando tan sólo veas la serenidad del mar








REGALO PARA TODOS LOS QUE LEAN; LA-INSPIRACIÓN CUMPLIÓ UN AÑO, MI INSPIRACÓN.
GRACIAS.

jueves, 27 de agosto de 2009

Burning Bridge



Ancient bonds are breaking,
Moving on and changing sides.
Dreaming of a new day,
Cast aside the other way.
Magic visions stirring,
Kindled by and burning flames rise in her eyes.




miércoles, 26 de agosto de 2009

Paradojas

He estado en muchos lugares sin moverme de mi cuarto

caminé por demasiadas calles tan sólo con pensarlo

algunas veces repetí los diálogos de esos recuerdos

y sonreí con las bromas que ya hace tiempo hicieron

cerrando los ojos a veces volé con brazos abiertos

sin querer y casi sin fuerzas huí de otros lados necios

nostalgia, recuerdos varios llámese de muchos modos

es una práctica común de madrugada y sin sueño

volver a los años esos donde nada daba miedo

retomar el ritmo loco con enredo en el cabello

cuando en cada esquina podía encontrar algún misterio

los ojos se me hacen grandes cuando me pierdo en recuerdos

en el espejo, el reflejo está cambiado y más lento

en las noches como hoy, ayer seguía corriendo

la explicación tal vez sea que por eso las repienso

la energía del sol daba la fuerza y el desconcierto

pero esta noche la luna alumbra estos momentos

nostalgia de aquella niña que caminaba sintiendo

de las personas del palo que de a poco fueron partiendo

los viajes, las amistades, los brindis, las necedades

sentada frente a las letras transformo mis pensamientos

lo que un día ocurrió hoy parece ser un cuento

inocencia que se acaba temprano como el lucero

paradojas de una niña que nunca creció por dentro

vuelvo a estar en mil lugares cuando me encierro en mis cuentos

y escucho algunas voces que consejos me dijeron

risas, caídas y llantos vividos como de golpe

sin darme cuenta los años me pasaron por el borde

y ya nada es igual a como pienso en las noches.







En estos días, casi magicamente volví a charlar con personas que fueron parte de mi vida de niña y/o adolescente, hacía años que no tenía noticias y por esas cosas raras que a veces no se explicar, la vida me pone a viejos amigos otra vez en el camino. Así es que comencé a recordar momentos especiales, que en ese tiempo no lo eran, pero que hoy si son. A ellos, este post.



viernes, 21 de agosto de 2009

Marta

Oí por ahí una vez, que los seres humanos nacemos con cierto porcentaje de nuestra personalidad heredada, y el resto la formamos a medida que socializamos. La personalidad es algo que no se puede ver ni tocar, y eso me recuerda a los sustantivos abstractos, que cuando era chica tenía que pasar a subrayar en el pizarron de la escuela de barrio a la que me encantó ir.
Pasaron muchos años de aquella epoca en que las manos y el guardapolvo quedaban del color de la tiza con la que te tocara escribir, o simplemente la única tiza que había.
Los sustantivos abtractos son aquellos que designan un objeto sólo percibido o creado por la inteligencia, dice el diccionario.
Ayer fui a cursar nuevamente luego de estar un mes en pausa a causa de la influenza A, sali de casa justo a la hora de entrar, esperé el colectivo, lo tomé y llegué 20 minutos tarde.
No hablo demasiado por lo que me queda bastante espacio libre, a veces lo dedico a observar como la gente se mueve para todos lados, a veces sin razón, o simplemente simulo escuchar alguna charla en una ronda a la que me adherí equivocadamente.
Pero ayer, alguien, y no recuerdo quien, me dijo algo que hizo reiniciar los sentidos; "marta se jubiló", esa fue la frase y me quedé como dicen, 'helada'.
Marta fue profesora de los que hoy también son profesores, es una mujer de poca estatura, que lleva demasiadas cosas encima, y tiene las suficientes en la cabeza.
A veces en sus clases me perdía, pensaba que estaba hecha de papel de diario y en sus venas corría tinta.
Marta y pasión son sinónimos.
La personalidad no heredada, es la que se moldea, comparemos con los efectos de la erosión sobre una montaña. Bueno, esta noticia para mi, representa la salida de mi carrera de una de las maestras que moldearon mi personalidad, esa gente que cuando pasa deja rastro.
Llegaba todas las clases con unos paquetes que no podía ni levantar, pero necesitaba mostrar las tapas y titulares que nunca vimos, por pendejos, por falta de interés, por que siempre fue más facil que ella los llevara. De todos los diarios, de todos los años, de todos colores, de todos olores. Para leer, para informarte, para desinformarte, para prender el asado, para hacer plantillas y mantener el pié caliente, para envolver los huevos del super y hasta para que algunos los usen de frasadas cuando el invierno pega y no hay techo. Así nos enseñó y así es.
Es de acá y de ningún lado, la tonada al hablar no revela del todo donde comenzó su camino. Por suerte se en donde está hoy, por desgracia para los alumnos, también se donde no va a estar más.
Pero es viento, para mí representó el viento que erosiona la motaña, no se si por lo mucho o poco que aprendí, no se si por los paseos con grabador y libreta en mano a los que nos invitó a salir y jugar a ser lo que todavía no somos, pero se que fue o tal vez es; viento.
Enamorada del papel, enamorada de la tinta, enamorada de los libros, del saber, enamorada de sí misma, de la periodista que es.
Así recordaré a Marta cuando ya no la vea, y si el viento me empuja favorablemente, también algún día yo me enamoraré de mí.

sábado, 15 de agosto de 2009

Down & Blues

Pintura: Michael & Inessa Garmash

Con los pies tan desnudos que el alba le dió la espalda y se sonrojó, ella se deslizó por las blancas arenas de una lengua húmeda que con su inmensa boca aparenta tragarse la costa atlántica.

La seda parecía abrirle los poros a su cuero salvaje, que en el amanecer simula calma para no volverla loca y le regala descanso antes de que el calor del sol vuelva a consumirla en sus llamas.

Cuando hundió su pié en la fresca arena, sintió como cada grano atravesó sus dedos y le brindó un masaje matinal a aquellos compañeros que por las noches se escurrían por caminos tormentosos y sabanas no tan calmas.

A paso lento se dejó atrapar por la brisa de una mañana de invierno que pareció ofrecer primavera a su cerebro siempre estallante.

Sus manos libres de aquel vaso manchado con rouge, se dispusieron a atrapar imaginariamente el viento que las atravesó una y otra vez a paso sonámbulo.

Tan perfecto su decaimiento, la llevó hasta una orilla sin pasados ni presentes, donde ella fue protagonista del salvaje amanecer, de la primera luz, de un incendio interior que la sal se ocupo de hacer arder.

Mojó sus manos, y con ellas su cabello, más no miró a lo lejos. Fijó sus negras dagas en los empeines marcados del esfuerzo previo y en un profundo respiro descansó sus lamentos.

Desvanecido amanecer aquel que la encontró mostrando sus heridas a la luz del día sin arrastrarse como larva por temor a que el sol la dañe aún más.



jueves, 30 de julio de 2009

Tus ojos


Tus ojos son el baúl donde descansan mis sueños


El rocío que resbala sobre pétalos de rosa


Cada pestaña una daga que atraviesa mis respiros


Y en las noches candelabros que iluminan los sentidos


La profundidad del mar que encierra mil secretos


Con el color de la arena que se escapa como río


Destello de luz oculta tras un rostro distraído


Tus ojos son las palabras que dicen lo que no has dicho



sábado, 4 de julio de 2009

Viaje al pasado


Faltaban pocos minutos para las seis de la mañana, en mi rostro se notaba las pocas horas de sueño que tenía. Boleto en mano, entregué el equipaje y me dispuse a encontrar el diminuto numerito que señala cual es el asiento en el que me toca viajar. Mientras caminaba por el pasillo del colectivo, observaba a mi vieja que desde abajo seguía mis pasos con atenta mirada.
Al fin, 46 P de pasillo, me senté rapidito y le hice un saludo de despedida a mi madre que, como cada vez que viajo, espera la pasada del colectivo, llueva, truene o haya sol, desde la vereda de casa, que queda a escasos metros de la terminal.
Una señora de cabellos blancos era mi compañera de viaje, festejé y pensé, ojalá se duerma rápido.
El colectivo arrancó mientras encendía el mp3 con las pilas recién cargadas. Pasó por mi casa y como en cada viaje, mi mano se movió efusivamente para que mi mamá me responda desde la puerta de casa. Noté que mi compañera de asientos se rió, pero no le dí importancia, cerré los ojos y me dispuse a dormir, tenía tres horas de viaje para desmayarme.
Apenas unos segundos pasaron y la señora de cabello blanco me despertó: _Vos sos ... ? (dijo un sobrenombre que no puedo reproducir, debido a que me costo años que dejaran de llamarme así)
Asombrada, me incorporé y respondí con la cabeza que sí, esa que nombro soy yo pensé.
Más rápido de lo que pude darme cuenta, me estaba abrazando y yo sin comprender, medio dormida pensaba la desgracia de no dormir por la noche pensando que en el viaje lo iba a hacer.
"Yo fui tu maestra de música en primer grado" me dijo, "y vos estas igual que cuando tenías 6 años".
Definitivamente no iba a dormir, así que me dispuse a entablar la más amable de las charlas con esta señora que a mis ojos era desconocida, pero que terminó sabiendo más de mi vida que yo misma.
Me contó que uno de sus hijos fue compañero de escuela de mi hermano y que conoce a toda mi familia, que reconoció a mi mamá cuando pasamos frente a casa y yo salude. Cuando le conté que estudio periodismo se rió.
"Yo sabía que ustedes iban a tirar para ese lado" me dijo. Y después me contó que durante los primeros años en la escuela, ella y Graciela (mi "seño" de primero), nos estimularon a escribir libremente. Según lo que me comentó, usaron una técnica de expresión por medio de la escritura para incentivarnos a contar nuestras cosas y a abrirnos haciendo cuentos propios y cantando.
Lo que en un principio me sonó a una perdida de tiempo, resultó ser uno de los viajes más lindos y nostálgicos de mis años de estudiante.
Acá dejo asentado este hecho, que fue un encuentro con el pasado, mientras viajó a encontrarme con mi futuro.

miércoles, 24 de junio de 2009

Ahí

Cuando estás ahí,
querés gritar,
querés romper con el silencio que te opaca
y puter a todo el mundo
por que nadie hace nada
Cuando estás ahí,
las lágrimas que caen de tus ojos
son amargas
y tus uñas que se clavan como dagas
no arrancan lo suficiente la pena de tu alma
Cuando estás ahí,
el aire no entra por tu nariz
jadeando a los empujones se choca en la ventana
para enseñarte pendeja
que la noche se hace larga
Cuando estás ahí,
queres parar los relojes
volver el tiempo al pasado
y borrar cada bocado
que altanera degustabas
Cuando estás ahí,
se te acaban las agallas
te re cagas en las patas
queres correr ya sin fuerzas
pedir a alguien te duerma
para no sentir más nada.


martes, 23 de junio de 2009

No sopitas no II

Hoy sopa de letras
No hay mal que por bien no venga dicen por ahí.
Con las sopas no sólo me bien alimento, sino que
recuerdo cosas de la infancia y me permito jugar
un poco para olvidar que mi pancita esta rota.

viernes, 19 de junio de 2009

Sólo a veces

A veces pienso y sin razón,
que yo soy nada, que no le importo
A veces pienso y sin razón,
que da lo mismo que esté o no
A veces pienso y sin razón,
que no me mira, no ve mis ojos
A veces pienso y sin razón,
que adentro mío tal vez me escondo
A veces pienso y sin razón,
que me confundo, que él es otro
A veces pienso y sin razón,
que está dormido, corazón roto
A veces pienso y sin razón,
que elijo bien y el camino es otro
A veces pienso y sin razón,
que ya no pienso, que me he olvidado
A veces pienso y con razón,
que muchas veces me equivoqué
A veces pienso y con razón,
que muchas otras tuve razón
A veces pienso y con razón,
que aún no falta poco.

No sopitas no

No tenía ganas de encender la compu, no tengo idea de que escribir, pero estos días fueron una porquería, así que acá estoy, para vomitar frente al monitor mi descargo cargado.
Ya me parecía medio raro que tantas cosas buenas, estuvieran pasando. En mi casa el caos se fue calmando como bebe que se duerme y todos nos queremos otra vez y ya está todo en paz.
En mi otra casa, en la que vivo sola conmigo misma y (a veces) mis extraños pensamientos, todo está en perfecto desorden, y asi es como debe estar, en perfecto desorden.
En general todas las cosas estaban en paz, demasiada paz para ser reales, así que sin querer, yo solita cambié el rumbo de la tranquilidad, y para no ser muy detallista con la mala suerte que tengo, solo digo que post suero, solo puedo tomar sopitas.



Es más que obvio que mi inspiración se ha ido no?

jueves, 4 de junio de 2009

Una casa con diez pinos




"Sólo se puede elegir;
oxidarse o resistir,
poder ganar o empatar.
Prefiero sonreír
mirar dentro de mí
fumar o dibujar.
¿Para qué complicar?
Complicar..."




sábado, 30 de mayo de 2009

¿En qué idioma hablo?

A ver, yo se que las mujeres solemos responder una cosa que en realidad quiere decir otra, como la típica frase; _que te pasa? Nada. Cuando en realidad te arrancaría todos los pelos de la cabeza uno por uno, en cámara lenta, para que sufras más. Si ya se, también solemos ser malas, si, somos malas, o puedo ser mala cuando me hacen mal. Pero yo se que no hablo en mandarín, que tampoco tendría nada de malo. No, no tiene nada de malo en China, ya se, bueno, entendés?

Por que cuando digo ‘bienvenido’, no estoy diciendo, andate de mi casa y no vuelvas más. No, estoy diciendo lo que dije. ¿Qué es lo que no se entiende cuando una chica habla?

sábado, 16 de mayo de 2009

Silver Mule



Silver moon is always laughing
When she should really cry
Silver moon is like a window
Like a door into the sky!




Silver moon, I´m here...

viernes, 15 de mayo de 2009

Dame un...


He notado que con el paso de los años, mi caracter se ha vuelto cada vez más 'agrio'. Si, hay determinadas cosas que la adultez me ha enseñado a tolerar, pero muchas otras, que a medida que me voy 'haciendo grande' cada vez acepto menos.
¿Por qué estoy pensando en esto? Por que cuando las cosas buenas pasan, las disfruto en una medida mayor, sabiendo valorar un poco más.
Pero cuando las cosas que me pasan no son tan buenas, me enojo demasiado, como antes no lo hacía.
Cuando era adolescente, casi la mayoría de los aconteceres no tenían importancia para mí. Por eso de que cuando sos chico todo te resbala, y si, es verdad, todo me resbalaba.
En estos días noté que cuando algo en mis días arruina la pacífica vida que trato de llevar, me pongo amarga, me corre jugo de limón por la venas y mi planteo surge, por que no se si eso es normal, o es que encima de vieja me estoy poniendo 'chota', no lo se.
Cuando tengo que hacer vida social, por lo general, le pongo pilas, salgo, me río y coopero.
Pero sólo si esto es necesario, por que prefiero estar en tranquilidad y paz.
Por eso digo que estoy poco tolerante, me enojo si alguien me arruina esa rutina de estar conmigo y todos mis otros yo.
Creo que me estoy 'pirucheando'

miércoles, 13 de mayo de 2009

Las cosas como son

La conocida frase que dice:

Llegué para los aplausos, es un fraude.

Pasé la noche buscando informacion,
Comencé a leer las fotocopias de historia,
Al amanecer, me bañé, desayuné y me fui a trabajar,
Pasado el medio día llegué a mi casa,
No comí nada y comencé a pasar el resumen a la compu,
Se me apagó la maquina y no terminé de guardar lo que había escrito,
Escribí todo de nuevo,
Salí de casa y en el ciber de la esquina imprimí el trabajo,
Kiosco uno, sin pasaje para colectivo,
Kiosco dos, sin pasaje para colectivo,
Kiosco tres, sin pasaje para colectivo,
Kiosco cuatro, Bingo!!
Tomé el colectivo para ir a cursar,
El colectivero no frenó cuando toque el timbre,
Bajé dos cuadras despues,
Caminé 7 cuadras hacia el instituto,
Llegué 40 minutos tarde,
Y que pasó?

Nadie, pero nadie me aplaudió.

lunes, 11 de mayo de 2009

Isla


Voy a construir un puente
para cruzar hasta tus orillas
caminaré lentamente sobre el mar
observando tu costa oscura
y cuando llegue hasta vos
enterraré mis pies en tu tierra negra
caminaré sin ropa por tu playa humeda
y detendré el tiempo en mí
cortaré las hojas de tus árboles
con mis manos arrancaré tu raíz
disfrutaré el ocaso desde vos
y en las noches dormiré en tu luz


martes, 5 de mayo de 2009

Tu

Desperté y recordé tu sonrisa

Abrí la ventana y recordé tus ojos

Me duché y recordé tu manos

Miré mi reflejo y recordé tu voz

Desayuné y recordé tu piel

Salí a la calle y recordé tu andar

Miré hacia el cielo y recordé tus caricias

Volví a casa y recordé tu boca

Salí al patio y recordé tu pelo

Canté una canción y recordé tu aroma

Escribí un poema y recordé tu nariz

Abrí una puerta y recordé tu pecho

Bebí agua y recordé tu frescura

Dormí una siesta y recordé tus abrazos

Leí un libro y recordé tu espalda

Toqué la guitarra y recordé tus chistes

Fumé un cigarrillo y recordé tu paciencia

Comí algo y recordé tu sabor

Volví a salir y recordé tus palabras

Cruce las calles y recordé tu respirar

Toqué una puerta y olvidé todo

Cuando te vi sólo pensé en tus besos

Lynyrd Skynyrd - Simple Man




"Mamá me dijo cuando era jóven, ven a sentarte a mi lado, mi único hijo y escucha atentamente lo que voy a decir.
Si haces esto, te ayudará algún día soleado.
Tomate tu tiempo, no vivas demasiado deprisa.
Los problemas vendran y se iran.
Encuentra una mujer y encontrarás el amor y no olvides hijo, hay alguién por encima de todo.
Se un hombre simple, se algo que ames y entiendas.
Se un hombre simple. Si puedes ¿harás eso por mi?
Olvida tus ansias por ser rico, todo lo que necesitas está en tu alma y lo puedes hacer si lo intentas.
Todo lo que quiero para ti, hijo, es que estés satisfecho.
Chico, no te preocupes, te encontraras a ti mismo.
Sigue tu corazón y nada más.
Puedes hacerlo si lo intentas"

Uuuuuultimo momento!!!

Se recupera el ciervo herido en el robo al zoológico, del ñandú no se sabe nada
(la brujulanet.com-ayer)

Mientras que del ñandú robado la semana pasada nada de sabe, tampoco de quienes se lo llevaron, desde el zoológico local informaron que el ciervo herido se recupera favorablemente.




(Esto salió en un diario digital local, me morí.)

miércoles, 29 de abril de 2009

Revelaciones

Las velas que ayer apagué, hoy se encendieron

Los sueños que ayer olvidé, hoy aparecieron

Las lágrimas que ayer lloré, hoy se secaron

Las palabras que ayer callé, hoy se pronunciaron

Las melodías que ayer olvidé, hoy sonaron

Los libros que ayer cerré, hoy se abrieron

Las sonrisas que ayer borré, hoy regresaron

La locura que ayer oculté, hoy se manifestó

Los miedos que ayer tuve, hoy desaparecieron

Las promesas que ayer realicé, hoy se cumplieron

Los caminos que ayer anduve, hoy se abrieron

La vida que ayer elegí vivir, hoy está volviendo

¿Podes recordar?

¿Podes recordar cuando saliste al mundo?

¿Podes recordar cuando abriste los ojos?

¿Podes recordar cuando respiraste con los pulmones?

¿Podes recordar el primer beso de tu madre?

¿Podes recordar la alegría de tu padre?

¿Podes recordar tu primera sonrisa?

¿Podes recordar cuando te amamantaron?

¿Podes recordar la primera vez que lloraste?

¿Podes recordar tu primer balbuceo?

¿Podes recordar cuando diste el primer paso?

¿Podes recordar la primera palabra que salió de tu boca?

¿Podes recordar cuando dejaste de usar pañales?

¿Podes recordar cual fue el primer color que reconociste?

¿Podes recordar el primer rayo de sol en tu cara?

¿Podes recordar tu primera papilla?

¿Podes recordar tu primera caída?


Hay un montón de cosas que no podemos recordar pero que están en nosotros, que nos trajeron hasta donde estamos hoy. Cosas que si no hubieran pasado no hubiéramos crecido bien y avanzado. Hay un montón de cosas que están en nuestro inconciente. Momentos que fueron importantes pero que no podemos recordar.

Ahora bien, hay cosas que todos sabemos que si podemos recordar, cosas que también nos forman como personas, como seres humanos.

Creo que si nuestro deseo es que cada persona que viene al mundo pueda pasar por estos momentos únicos, que no recordamos, pero que sabemos que son importantes. Debemos cambiar, valorar lo que nos rodea, valorar a nuestros pares, valorar nuestro medio ambiente, valorar lo que tenemos, valorar nuestros afectos, valorar lo simple, valorar la naturaleza, valorar el amor, valorar los amigos, valorar las oportunidades, valorar todas y cada una de las cosas que existen.


Valorar la vida.


Tal vez hoy me puse sentimental, pero es que a veces ni yo recuerdo cuales son las cosas importantes, y por eso trate de escribirlas, para leerlas y así recordar y valorar lo que puedo y no puedo recordar.


lunes, 27 de abril de 2009

¿Cómo te sientes en las noches?

Como cada madrugada de esas en que no puedo pensar, fui a la cocina para preparar unos mates. Esos mates calentitos que despues de varios sorbos parecen aclararme las ideas.
Como cada madrugada de esas en que se me confunden las ideas, encendí un cigarrillo, como si el tabaco sumado o fusionado con el mate me abrieran la puerta a la claridad mental.
Como cada madrugada de esas en que no puedo dormir, salí al patio de mi casita, un patio chiquito de dos por seis que apenas te deja lugar para ver un pedazo de cielo.
Como cada madrugada que me encuentra solitaria, realicé una vez más el ritual que me desenchufa de la realidad y me cambia el ánimo.
Como cada madrugada en que el sueño no quiere llegar, encendí la música que me gusta para ver si no tiene algun consejo o palabra reveladora oculta entre melodias y melodias.
Como cada madrugada desde hace más de dos años, tuve que hacer todo esto para poder despejar las dudas, sacar los enojos y reafirmar mis sentimientos.
Como cada madrugada en que me sienta bien el frío del sur, hice mate, encendí un cigarro, me paré en medio del patio y miré hacia arriba, siempre hacia arriba.
Como ninguna otra madrugada el cielo estaba oscuro, y sólo se veía una estrella, que brillaba con más ganas que el sol.
Como muchas madrugadas encontré la respuesta a todos mis males realizando este ritual. El cielo estaba negro, la noche fría, los mates espumosos, el cigarrillo caliente y sentí que al igual que esa estrella, estoy sola. Pero rodeadad de demasiadas cosas hermosas como para dejar de brillar, o en mi caso, demasiadas cosas hermosas como para bajar la mirada.

miércoles, 22 de abril de 2009

Déjalo Ser

A veces suelo pensar que me zarpo con muchas cosas, la música es una de esas cosas. No por que yo la pueda hacer, sino por la importancia que tiene en mi vida: mí música.
Cuando tengo esos días de alegría total, escucho cosas divertidas, bailo y canto con más fuerza que un ciclón y recorro el pasilo de mi casa como si estuviera sobre "las tablas".
Otras veces cara de nada y sonidos sombrios, notas desagarrantes acompañadas de frases que más que canciones parecen cachetadas.
Pero asi es como puedo estar bien. ¿Por qué me surge esta cuestión con tanta importancia de escribir? Como un estallido de palabras que quieren salir, al igual que "ese sonidito" por mis auriculares.
El primer punto es que se rompió mi computadora, portadora de demasiados GBs en música como me fue posible meterle. Buena, mala, muy buena y excelente. En español, inglés , más ingles, portugués, frances y hasta cosas raras en idioma aborigen que jamás sabre que carajo dice, ah! pero que bien se oyen las quenas. De acá cerca y de todos lados, la que sólo yo conozco y la que conoce el mundo. Ese fue mi primer problema, me vi privada de "eso", de mis canciones, de mis manifestaciones de animosidad. Que tristeza, que amargura, por primera vez sentí que lo abstracto se puede tocar, necesite tanto de esa compañia que dolió.
El segundo punto y creo yo el que me hizo levantarme a las 3.20am de una madrugada que pintaba divina para dormir, es que me di cuenta de por que esa necesidad, esa ansiedad por buscar todos los días, y si, todos los días, armar una lista que me haga sentir bien, que esté acorde conmigo, con mi vida, mi animo, mi humor, mi tristeza, alegría o dolor.
Mi conclusion medio dormida, medio despierta, con el mp3 andando entre sábanas es que; yo busco en las letras en las notas de Mí música,;mis consejos, mis retos, mis caricias en la soledad, mis risas, mis lágrimas y la mayoría de todo lo que sienta. Y eso me eleva, dejo que cada cancion que escucho me hable, a mí sóla, como si la hubieran hecho para mí.
Entonces no siento la distancia, es mí canción, me habla a mí quien canta, toca para mí quien toca y yo inspiré quizas sin saber esas palabras, sin ser yo. Alguién que en ese momento se sintió como yo ahora. Que lio hice.
Pasando en limpio, hace un tiempo que me siento como el traste y sin encontrar como hacer para estar mejor. Cuando me quede sin compu, sólo estaba la extención de mi mano derecha: el mp3, para calmar mi sed de ruiditos.
Zeppelin, Floyd, Beatles, Bob Marley, algo de folklore argento (escuchese: Rimoldi Fraga, Yupanqui, Cafrune, Chalchaleros y -que no son Pili y aDOlfo- Los Tucu Tucu) Divididos, NoTeVaGustar y una mezcla de todo un poco que hice para dormir en el colectivo.
No olvidar, el orden de los facotres no altera el producto.
Y ahí me vi, reafirmando los clásicos una y otra vez.
En una de esas tantas pasadas de vuelta y vuelta, a lo vinilo del año `60 que pegaron las porbes listas, una canción me eligió a mí y comenzó a sonar en el momento justo: cuando camino por la calle, manitos al bolsillo y ojos a la deriva.
Hace 6 días que recuperé mi compu, con todo el valor sentimental que tiene para mí, pero todavía sigo con la misma canción, en el mp3, sonando sin parar, como la respuesta a mis males, como si fuera un manual de instrucciones a seguir, como una melodia que tengo que escuchar para empezar bien el día y para terminarlo, y para transitarlo.
Ojalá que tenga razon, que tenga sinceridad en su letra, que tenga la fuerza que a veces me falta para hacer la cosas y me ayude como siempre lo hace, que me susurre palabras sabias: mí música.