viernes, 18 de diciembre de 2009

Vuelta de hoja

Antes de ayer por la tarde anduve caminando por las calles del centro bahiense, vestida de hippie bambulera, por que la verdad es que el calor me afecta demasiado. Iba con el mp3 a fondo (eso es mentira pero quedaba bien así, no tiran nada los auri) escuchando algo así como una música de mediatación. Estaba feliz, a gusto con la vida y con sabor a iniciativa en la boca. Consulté sobre algunos cursos de verano, a los que no creo que asista salvo que me vuelva rica, miré casi todas las vidrieras esperando encontrar algo copado que llevar. Como no me gustó absolutamente nada de lo que ví, no por pretenciosa sino por realista, retomé el camino original, por el que salí del depto: consultas al instituto sobre los finales.
Ahí me atendieron muy gentilmente y me comunicaron que se me venció la materia eje de mi carrera, si esa, periodismo. No la carrera, sino la materia que lleva el mismo nombre. Y bueno pensé, es la señal, volvete a tu pueblo y terminá con esto de las mesas, las cursadas, las cuotas (si señores, estudiar periodismo cada día cuesta más caro) y chau papá me fuí.
Pero en el lapso de un día me dije a mí misma, ¿y qué ya está? ¿te das por vencida?
Entonces mientras me secaba las lágrimas y los mocos que me produjeron saber que la carrera la termino a los 50 más o menos, caí en la cuenta de que este año, no es el más positivo si de estudio hablamos, pero que en realidad eso no es lo importante en la vida de un ser humano. Es decir, es importante formarse y tener logros de esos que se llaman modernamente 'profesionales' y blabla.
Pero yo estaba feliz antes de eso, y ¿por qué? Por que sí. Por que es una elección me dijo un amigo. Entonces así será, así debe ser y así es ahora. Por eso ayer, volví a hacer el mismo camino que en la tarde del día anterior, volví y me inscribí en diez materias, esa será mi revancha, sino pude con una, tengo que poder con diez. Y que Jebus me ayude a salir de este despelote.
De última ya se que la felicidad nunca va a estar en un cuadrito colgado en la pared, sino en estar a gusto con la vida y con sabor a iniciativa en la boca.


4 comentarios:

ojo dijo...

No te des por vencido ni aún vencido, decía el poeta

Como sería la indumenta "hippie bambulera"?

Saludos!

Natys! dijo...

Ojo; mmmm sería vestida con pantalon de bambula y camisa de bambula(¿?)

Gracias por recordarme esa frase, exactamente así me siento.

Saludos!

AEZ dijo...

Menos mal que te arrepentiste. Ahora, que esas diez salgan de diez. Depende de vos, eh...

Natys! dijo...

AEZ: en eso estamos, porque, yo te quiero decir colega ja!