miércoles, 10 de diciembre de 2008

25 Años de democracia

Con la democracia se come, se cura, se educa...”. (Raúl Alfonsín)

§ Leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

§ Inflación de 343% para el año 1988.

§ Ataque a La Tablada. 39 muertos, 3 desaparecidos, 60 heridos, 5 cadáveres sin identificar.

§ Proceso hiperinflacionario a partir de febrero de 1989 superior al 3000% anual.

§ Saqueos.

§ Pacto de Olivos.

§ Ley de Convertibilidad.

§ Atentado a la Embajada de Israel.

§ Privatización.

§ Mercosur.

§ Reforma constitucional de 1994.

§ Atentado a la AMIA.

§ Aumento de indicadores negativos; desempleo, pobreza y trabajo precario no registrado.

§ Deuda externa: aumentó en casi 82.000 millones de dólares.

§ Más de 15% de desocupación.

§ Corralito financiero.

§ Crisis, estallido social, 25 muertos y más de 400 heridos.

§ Renuncia del presidente de la nación.

§ Cinco presidentes en una semana.

§ Política de intervención estatal en la economía.

§ Cortes en el puente que une Gualeguaychú y Fray Bentos en contra de la pastera Botnia.

§ Se paga con sus reservas toda la deuda al FMI: US$ 9.810 millones.

§ ¿Indec?

§ Conflicto con el campo; retenciones móviles, renuncia ministro de economía, cortes, desabastecimiento.

§ Reestatización de las AFJP.



XXV:

-Items.

-Títulos que reflejan nuestra historia.

-Echos que transformaron nuetra Nación.

-Destacados entre las miles de cosas que sucedieron.

Y para cagarme de risa de este circo, cito a un periodista chafa:

"...Memoria..."(S. `chiche´ G.)



2 comentarios:

elado dijo...

democracia lindaaa cuantos crimenes se cometen en tu nombre!! cristina puta!!

Loba dijo...

"Con la democracia se come, se cura y se educa"

Durante el período de guerras civiles en Latinoamérica llamado la "larga espera", también conocido como el mítico conflicto entre unitarios y federales (o liberales y conservadores), se creía que la democracia solucionaría los problemas estructurales de la población. No fue así y fue comprobándose desde 1850 hasta 1870.

Aún así, la misma frase fue estandarte de campaña electoral de Madero en México. Y tampoco resultó así, de hecho Villa y Zapata echaron a Madero a patadas de la presidencia prácticamente, fue un "traidor".

Alfonsín no inventó nada, y salir hoy en una encuesta como el mejor presidente argentino desde la vuelta de la democracia no lo reivindica para nada. Al contrario, habla muy mal de nuestra capacidad de elegir representantes políticos..