sábado, 1 de mayo de 2010

Estúpido/s

Esquina de 19 de Mayo y Mitre, yo me preparaba para cruzar esta última. Dos señoras setentonas charlaban y se reían de bueyes perdidos, supongo. Me asombraron sus aspectos de señoras modernas a las que se les pasan los años pero no el gusto por la ropa, las botas y la peluquería. El semáforo en verde para los autos me detuvo en aquella esquina. Las tarde estaba cálida todavía, pero con tendencia a refrescar. Mis oídos hundidos en la radio que escupían mis auriculares me impedían oír a la gente que se detenía a charlar detrás mío. Los autos delante de mí pasaban a gran velocidad, lo cual me hizo preguntarme si eso está permitido ya que supuse que la máxima debería ser de entre 20 y 40 Km/h., pero como no manejo no tengo jamás la certeza con respecto a estos temas.
La cursada fue agotadora por lo que tenía ganas urgentes de llegar a casa y tomar unos ricos mates lejos del tumulto de las angostas veredas bahienses. Que ya no se si es que son estrechas o que camina tanta gente por el centro que una ilusión óptica hace que parezcan así.
El cansancio de a poco me iba ganando, pero a la vez la alegría de que al fin el viernes había llegado y al siguiente día el despertador no iba a sonar tan temprano como en la semana.
Al fin color verde para mí, doy el primer paso y observo que los autos aun vienen bastante rápido, por lo que me detengo nuevamente y verifico si la luz del semáforo que los detiene se puso roja. Una vez quitada la duda, camino.
Frena un auto cerca mío y pienso que a veces los que conducen pisan las sendas de los peatones cuando paran y que no estamos acostumbrados a respetar las normas como es debido. Entre una reflexión y otra puteo por lo bajo al del autito naranja que no reduce la velocidad cuando se aproxima a la esquina, y al detenerse de golpe me sobresalta. Inmediatamente después, miro una moto que viene a mitad de cuadra directo hacia donde vamos cruzando. El conductor de la moto en una extraña maniobra de zig zag esquiva un automóvil que marchaba lento y le toca bocina rápidamente.
En ese momento fue cuando me di cuenta de lo que iba a pasar.
El pibe de la moto pasa el auto pero continua mirando al conductor, como acusándolo de lentitud exagerada. En el mismo segundo en que gira su cabeza para continuar con su ágil andar, repara en que la luz roja domina la escena y el no es el único actor.
Al siguiente segundo, y esto lo recuerdo como si lo hubiera visto en cámara lenta; el casco blanco gira hacia adelante y la cabeza que lo contiene se inclina rápidamente hacia atrás como sospechando el golpe. Choca de frente contra el auto naranja que esperaba el cambio de luz. El mismo que yo putié 10 segundos antes. El plano se congela y es en ese momento en que me sentí dentro de la cabeza del motoquero audaz: oí su pensamiento como si me lo hubiera dicho al oído. 'Que estúpido'. Pensó en pibe. Mientras se estrolaba contra un auto.
La puerta del conductor se abrió, bajó el dueño del auto y le habló por lo bajo, el pibe sacude la cabeza como negando y el gesto del automovilista lo dice todo. 'Que pibe estúpido'. Pensó el hombre del auto y rápido se subió a su vehículo.
El semáforo otra vez verde para los autos, y yo miraba la escena desde la otra vereda con las manos en los bolsillos, la radio en pausa y los ojos grandes.
Un cruce de calle fue lo que normalmente llamamos abrir y cerrar de ojos, o parpadeo, para definir cuando las cosas se suceden tan velozmente que no somos capaces de decodificar bien lo acontecido.
El auto auspició de freno para una moto cuyo camino final era yo, pero eso lo puedo ver ahora, hoy no tuve la capacidad de apreciar el escenario general, sino que sólo reparé en mis pálpitos y en la cabeza del chico de la moto. Unos segundos después también hice hincapié en los puños del automovilista.
Cuando ambos, moto y auto, desaparecieron de la escena, continué mi caminata hacia casa.
La verdad es que no se en que pensé, creo que en tantas cosas que se me saturó el disco y tuve que resetearme, por que no recuerdo nada. Toda esa introducción sólo la escribí para que se aprecié que mi vida de hecho no comienza cuando pasa la desgracia.
Ahora que pasaron varias horas y ya me voy a ir a dormir sana y salva dentro de mi rincón en el mundo, sólo una cosa puedo pensar. Que motociclista más estúpido. Si, estúpido, inconsciente, irresponsable y descuidado. Por gente como esta, es que apago los noticieros a diario. Por gente como esta las vidas cambian de rumbo, cambian para mal y cambian injustamente. cuando por lo menos tienen la posibilidad de continuar y cambiar, por que a veces también se apagan, y no son pocas esas veces. Por personas que no ven más allá de la nariz y piensan que la calle es una pista. Y que encima de todo y como si fuera poco continúan conduciendo, siguen actuando irresponsablemente y siguen siendo unos estúpidos.


16 comentarios:

Ljri dijo...

Es interesante tu relato sobre como las personas no respetan las normas de transito. Aunque es muy extensa, lo que produce que sea dura su lectura, segun mi opinión.

Saludos.-

Natys! dijo...

Ljri; hay yo pensé lo mismo, pero bueno, a veces hay cosas que no se pueden cortar como quien dice. Gracias por leerlo y gracias por la crítica constructiva.
Nosotros los futuros periodistas debemos ayudar a cambiar esto de los textos cortitos, por que así es que como se pierde cada día más el hábito por la lectura. No lo digo obviamente por mi post, lo digo por la bella literatura ja!
saludos y buen finde.

Delos dijo...

no pienso leer un post tan largo


beso

Natys! dijo...

Delos: hay, como si tuvieras tantas cosas interesantes que hacer =P

Natys! dijo...

Las verdad estoy sorprendida, ambos comentarios contienen lo mismo. Lo que me desiluciona bastante, pero quiero suponer que algunos lectores pasan para mirar nomás y no tienen disponible el tiempo que demanda la lectura del texto.
Por otro lado manejo tres opciones; o el texto no atrapa y por eso no es leído, o ya nadie tiene tiempo, o ya nadie quiere leer más de 5 líneas.
Lo voy a ir comprobando con el paso de los días.

Anónimo dijo...

un claro ejemplo de la eterna disputa entre la escencia y la forma.

Con respecto a tu incognita, deberias plantearte cual es el objeto de tu blog, con esto quiero decir que las respuestas estan dentro de uno no en los demas.

Olvidarse de uno mismo es dejar que cada cosa ocupe su lugar.

Como siempre te dejo un gran saludo.

LEO.

Natys! dijo...

LEO; como siempre, trayendo luz a mis interrogantes jajaja, olvidarme, olvidarme, siempre pierdo el hilo, soy terrible. Igual me duró lo que dura un domingo, el lunes ya no tuve tiempo, por que continué con mi ensalada.
Ojalá te haya ido muy bien con tus cosas la semana que pasó.
Un cariño enorme.

eliú dijo...

bueno, debo decir en primera instancia que me sucedió algo muy pero muy parecido en Lima hace unos años... pero en vez de moto, fue una camioneta que auspicio de freno a otra camioneta... y choque, con todas las esquirlas correspondientes, terminaron en mis pies a solo 30 centímetros... esa fue la experiencia mas perturbadoras que he tenido, puesto que al igual que tú, regresé a casa pensando muchas cosas, dándole vuelta al disco duro hasta que terminé por resetearlo... no era mi hora... y siempre creo que existirán gente bastante tarada que además tiene el arma como volante...

en segunda instancia, debo defender los post largos... puesto que me da la impresión que el "verdadero mundo blogger" expresa en lineas y párrafos continuos muchas ideas, muchas experiencias, pensamientos y discusiones, que no se resumen en 5 palabras... a veces sí, a veces no... en todo caso por suerte este mundo (al menos el occidental) es democrático, así que podemos elegir que leer y que no.

quizá pienso así, porque también escribo extendido... y creo que también comento de la misma manera... ajjajaj...


saludos.


i.

León dijo...

Yo voy a concordar con Leo (casi tocayo :P), uno hace su blog según la orientación que quiere darle y como quiere hacerlo, y a partir de ahi se rige.
Un lector es tuyo y bienvenido si viene y acepta tu contenido y lo critia desde la base de lo que ofreces, no de su extensión.
Por que hay lugares para cada cosa, si querés leer cosas cortitas, metete en un blog de microrelatos, twitter o de gente que tenga muy poco para decir; sino, no va a ser ni una molestia ni un trabajo, y te vas a sentar 5 o 10 min o hasta con una taza de café, a disfrutar de lo que estás leyendo. De lo contrario nos acostumbramos a que todos los aspectos deben tener las mismas premisas y eso es una de las mentiras más grandes de la humanidad.

Y acá te lo demuestro, dejandote este comentario que bien podría ser hasta un post evidentemente jajaja

La extensión no es un sinonimo de calidad, es lo que tendría que haber puesto en un principio no??
Pero bueno, yo soy de esos que me gusta explicar las cosas para que se entiendan jaja

Ahora el post: no sabés como te entiendo. Hace un par de años venía saliendo del colegio para mi casa, y en una de las calles por esas que pasa muy poco, pasa un chabon en un falcon que, no sé, vendría a 100 o algo parecido y no tuvo la mas minima intencion de bajar la velocidad para doblar a la esquina, y si yo no pegaba un salto a lo comodines hasta el cordon de la vereda, en vez de lastimarme el brazo estaria decorando el parabrisas de un pelotudo.
Te deja pensando muchas cosas, y con el correr de las horas te tranquilizás.
Igual es un lindo mambo para baiarlo un ratito no? ves la vida desde otros angulos.

Te dejo un beso grande Nat, que andes bien.

Natys! dijo...

eliú; haber cambiado mi moto por una camioneta no es poca cosa, y supongo que a diferencia mía tu susto fue mayor, a mi me pasó que en el momento no lo noté, sino con el paso de las horas.
Supongo que fue asombro más que otra cosa, lo de la extensión del texto, osea, me pregunté ¿De verdad parece tan largo? Ahora ya me respondí.

Natys! dijo...

León; por una letra no fue león jaja.
Como le comenté a Eliú, fue una pregunta que no me supe responder en el momento, y opté por plantearselo a ustedes mismos.
Con respecto al post te digo que si, te deja penstivo y bastante. Casualmente anoche vi una informe en televisión sobre la vida despues de sobrevivir a un accidente, siendo la víctima de este y la verdad es que me da muchisima impotencia la libertad de algunos irresponsables, con respecto a decidir sobre la vida de los demás. Osea sobre nustras vidas.

salmon ensabinado dijo...

Fua!!!! que relato!! por un lado la alegria del viernes, que nos pone de exelente humor saber que al otro dia no va a sonar el "pi pi- pi pi - pi pi"
Despues la gente loca, que sin dudas no somos consciente de la RESPONSIBILIDAD que tiene conducir un auto, una moto, una bici...
fito tendria que cantar "hey que te pasa Bahia, no es con vos, no es la tecno ni el rock"

Naty, te mando un gran saludo y vuelvo como siempre con una locura transparente

eliú dijo...

no, no me parece un post largo... creo que tu texto, para contar lo que contaste está bien... dije "largo" en mi comentario anterior, porque la mayoría determinaba asi tu post...

tu sabes que a veces escribo mucho más y a veces extremadamente corto también... dependerá de la inspiración de cómo querer contar algo.


mi susto fue tremendo, en ese momento es verdad que te pasan miles de imágenes en un tiempo que no puedes describir (microsegundos? millonésimas de segundos?) fue adrenalínico y raro.

fabi dijo...

bueno, yo sólo quería decir que una vez me pasó algo parecido, caminoa a la facu, en una rotondita que sólo por milagros no hay accidentes cada dos minutos, una Hilux casi me come, estúpidos sobre ruedas en todos lados se ve, no?

besito!

p/d: cuando postea de nuevo ud???

El mozo literario (Leandro Diego) dijo...

Lindo blog muchacha, leí dos artículos y prometo volver y comentarlos como corresponde.

saludos!

Anónimo dijo...

Hola Naty!!
Hermoso blog, me encantó, y te digo algo: el periodismo narrativo, o Nuevo Periodismo, es así larguito. Son hermosas crónicas que dan ganas de leer.
Mirá, si hubieras escrito más, también lo hubiera leído. Está bueno!
Te felicito!
Te mando un beso enorme
Silvia Iannamico